Saltar para: Post [1], Comentários [2], Pesquisa e Arquivos [3]

COUTO MIXTO LAMADARCOS MANDIN

UM POVO UMA FALA

COUTO MIXTO LAMADARCOS MANDIN

UM POVO UMA FALA

O CURA DE MANDIN: 50 ANOS DE CONVIVIO RAIANO (por Julio Alonso de Mandin)

09.10.14, vero fillodateresa netodorevidas

cando tinha cinco anos o destino votoume fora das lareiras da canelha das hortas, do canto do galegho, das currizas, dos quiexeiros, do peto, do caniço, en suma das terras da RAIA SECA; en troques chegou un curinha recen saido do seminario co encargo de guiar o rebanho do senhor para a salvação eterna. Despois de 50 anos, mentras eu trato de recuperar o tempo perdido alonxado da minha raia seca, o xa cura D. Jose segue ali non so guiando os crelhentes, senon tambem votando uma mão e as veces as duas a quen precisa ou procura. Eis aqui un fermoso artigo adicado por un feligrés que foi textigo presencial do exemplo vivente do mencionado Cura.

 

Homenaje popular a un hombre bueno: el cura D José

 

Cumplir cincuenta años de sacerdocio, en los tiempos que corren, no es nada fácil; si además han transcurrido  en una aldea remota de la Galicia profunda, es una verdadera proeza. Este es el caso del sacerdote D. José,  cura de varias parroquias con sede en Mandín, aldea sita en los confines de Galicia, en la “raya seca” orensana. D. José, tras cantar misa, llegó a Mandín en el verano de 1965, para cubrir la baja del anterior cura que años antes murió ahogado al volcar la barca en que cruzaba el Támega cuando regresaba de oficiar en el vecino Vilarinho.

Mandín era entonces un pueblo de unos 400 habitantes, gente dura, que sobrevivía arrancándole a la tierra todo  lo que podían y que, por no ser ni valle, ni montaña, sufría terribles sequias que acababan a menudo con las  exiguas cosechas, sobre todo la de los frutos tardíos, aunque, sin embargo, siempre produjo un vino de calidad  que le dio merecida fama en la zona.

Cuando D. José llegó a la parroquia, Mandín no tenía televisión, ni por supuesto agua corriente ni saneamiento,  así que muchos de sus vecinos, especialmente las familias numerosas, que entonces eran muchas, sufrían las  graves penurias de la escasez de agua, que en verano debía ser racionada y vigilada.

  1. José, tras poner al día los asuntos espirituales, se puso manos a la obra para mejorar las condiciones de vida de sus humildes parroquianos, promoviendo numerosas actividades y proyectos sociales. Así, para abrir boca, promovió la instalación de un repetidor de TV en un monte próximo a la aldea, con el que se consiguió que de la  “caja mágica” surgieran borrosas e discontinuas imágenes en blanco y negro; aún así fue un gran regalo para los  mandilexos, especialmente los forofos del futbol que dejaron de ir al vecino Tamaguelos a ver los partidos, como  ocurrió con el mundial de 1966 que ganó Inglaterra. Además, el cura, sensible a los deseos de sus parroquianos,  no tardó en inaugurar un teleclub, dada la escasez de aparatos de TV que había en el pueblo.  Seguidamente se empeñó en solventar el grave problema del agua corriente y del saneamiento de la aldea; y D.  José consiguió involucrar a todo el pueblo que trabajó admirablemente de forma colectiva para llevar el agua a  todas las casas.

 Por supuesto todas estas actividades, incluida la reparación de la iglesia y la habilitación del nuevo cementerio, nunca apartaron a D. José de su misión principal: el apoyo espiritual de la gente, especialmente de la más  vulnerable y necesitada. Como hombre cercano pronto se granjeó el cariño de los chavales y de los mayores. De los primeros puedo decir, como testigo directo, que a menudo, al caer la tarde, venía al Toral a jugar al futbol y, remangándose la sotana corría y le pegaba patadas al balón, como uno más; después íbamos todos a la iglesia  a rezar el rosario y a preparar las canciones para la misa del domingo, ya que rápidamente se organizó un coro;  respecto a los mayores, además de las charlas comunitarias y demás actividades religiosas, organizaba todos  los años sus famosas y esperadas excursiones;  primero cortas, a Vigo,..; luego mas largas a Santiago y Coruña,  a Covadonga.. D. José hizo a muchos parroquianos de Mandín un inusitado regalo: ¡ver por primera vez el mar !

Después llegó la emigración masiva a Europa y Mandín se vació, pero, para entonces, D. José ya había avivado  el amor a su excelsa Patrona, Santa María de Mandín y las feligresas emigrantes, en cuanto pudieron, le  compraron un suntuoso ropaje que aún viste y luce Nuestra Señora en la urna de cristal del altar de la iglesia. Luego Mandín sufrió los devastadores efectos de la segunda emigración de los ochenta, la de los hijos de los  emigrantes, que se dispersaron por las capitales de España en busca de trabajo. Sin embargo D. José, pudiendo  irse y mejorar su calidad de vida, se quedó en el pueblo, con los abuelos, fiel a su vocación y promesa.

Por todo eso, Mandin, pueblo lleno de gente buena y agradecida, quiso homenajear los 50 años de sacerdocio e  intensa dedicación a la parroquia y al pueblo y gracias al empeño de unas esforzadas personas, que organizaron  el día 2 de agosto el evento, ofrecieron a su cura un sencillo, pero al mismo tiempo sentido y sincero homenaje.

De ese modo, tras una bonita y emotiva ceremonia religiosa, la mayoría de los mandilexos se dirigieron al Toral, donde estaba instalada una gran carpa donde degustaron una típica y sabrosa comida gallega y confraternizaron en torno a su cura, al que también obsequiaron con varios regalos comprados colectivamente; tras los postres,las mujeres con el grupo de gaiteros que amenizó el almuerzo, le hicieron un corrillo y le cantaron un buen repertorio de canciones populares; el cura agradecido correspondió trayendo una charanga que animó las horas finales con las que concluyó este popular homenaje.

Y así fue como la mayoría de los vecinos de este pueblo, gente sencilla y buena quiso reconocer los 50 años detrabajo y la dedicación de su cura, D. José.

Por ello, gracias D. José por todo lo que nos ha dado y que Dios le permita seguir dándonos más durante muchos años.

Julio ALONSO (feligrés mandilexo)

1 comentário

Comentar post